El histórico diamante Agra


Al igual que muchos diamantes históricos, la saga del diamante Agra es una combinación de hechos y leyendas, dejando al lector la libertad de seguir investigando para saber cuál es su historia verdadera. Sin embargo, el viaje del diamante de Agra a través del tiempo es una mezcla interesante de hechos que incluyen cuentos que involucran a familias reales, tributos, guerras múltiples, intrigas, contrabando, pleitos, relación con el barón del ferrocarril y con tesoros enterrados.

El diamante de Agra derivó su nombre de su primera localización registrada que fue en la ciudad de Agra, donde está el famoso hogar mausoleo Taj Mahal, levantado por  Chah-Jehan de extraordinaria y celebrada belleza, en memoria de su esposa Tage Mehale .

Emperador Babur
Cuando el primero de los emperadores mogoles, Babur (1483-1530),- derrotó al rajá de Gwalior en 1526, Babur y su ejército tomaron el control de Agra, capturando a la familia real de Gwalior en el proceso. Babur dejó a su hijo, Humayun, encargado de ocupar la ciudad y el Rajah encarcelado junto a su familia a la espera de la muerte. Pero un cambio sorpresivo de idea, del Emperador Mogul decidió no ejecutarlos. Para mostrar su gratitud por haber salvado sus vidas, el Rajah, muy aliviado, le dio a su captor con muchas joyas y piedras preciosas. Esto también fue tomado como que el regalo de las joyas era el precio que el rajá tenía que pagar por  la vida de su familia.

Otros notables emperadores mogoles conocidos también usaron el diamante, Akbar 1556-1605), lo hiso incluir en su tocado, Aurangzeb (1658-1710) lo reclamó orgullosamente para tenerlo entre sus muchos tesoros. Fue Aurangzeb quien movió el asiento de la monarquía de Agra a Delhi en 1658. Esta decisión tuvo un gran costo, pues en 1739 Delhi fue saqueada por el Nadir Shah de Persia y el diamante Agra quedó entre sus botines de guerra. Sin embargo, el intento del Shah de quitar el Agra del tesoro original de Aurangzeb, junto con todo lo demás, debió haber afectado de alguna manera a la gema que volvió a la India, posiblemente cuando Nadir Shah encontró problemas en su viaje de regreso a Persia.

Después de eso, la historia del diamante de Agra comienza a ponerse turbia. Una de las historias que tiene el diamante dice; que permanece allí hasta 1844 cuando Charles, duque de Brunswick, pagó 13,670 libras esterlinas a un comerciante del diamante. La piedra fue anotada en el catálogo personal de George Blogg, por haber sido alguna vez posesión del emperador Babur. También se señalaba que el Agra tenía el número 14 en la lista de los diamantes más famosos del mundo de esa época.

Existe otra historia que dice de un diamante vendido por Lord Donegall, quinto marqués de Donegall, a Edwin Streeter en 1896. Donegall afirma que durante el motín indio en 1857 el diamante fue robado del gobernante de Delhi. Un oficial del mismo regimiento que Donegall tenía la piedra en su posesión. Dentro de los esfuerzos por contrabandear la piedra hacia Inglaterra incluyó hacerla tragar por un caballo, pero la historia no terminó ahí,  el caballo cayó enfermo y tuvo que ser fusilado y la piedra quitada de su estómago por medio de operación. Luego fue llevado a Inglaterra por otros medios. Ya sea a través del sistema digestivo de otro animal, u otra forma lo que sí es real es que permanece indocumentado. Puesto que la fecha de esta historia no se ajusta bastante a la fecha de la venta del diamante al duque de Brunswick, probablemente fue otro diamante rosado grande.

En 1891 Edwin Streeter compró lo que ahora era el Agra un diamante recortado y modificado por Bram Hertz, un comerciante de diamantes prominente en París. Fue Hertz el responsable de alterar el diamante de su tamaño original de 41 o 46 quilates a 32.24 quilates. El precio que Streeter pagó, por el Agra fue de  14,000 libras esterlinas. Más tarde, cuando un representante de Streeter trató de revender la piedra como parte de un lote junto a otros artículos, a un Sr. Tasker por 15.000 libras, resultó en demanda. La demanda acusaba al representante de Streeter de aprovecharse de Tasker mientras el demandante estaba disfrutando de su pasatiempo favorito, - beber, fue considerado como un precio inflado. Muchos vieron la demanda como un claro caso de remordimiento del comprador, pero el veredicto con respecto al Agra favorecía a Tasker.

Agra
En 1904 la firma Streeter  fue comprada en su totalidad por los joyeros parisinos, Lacloche Frères y el inventario fue desechado por diversos medios. El Agra fue consignado a una venta de Christie's en Londres el 22 de febrero de 1905. Fue el punto culminante de la subasta y figuró como el lote final para ser vendido. El diamante no fue referenciado por su nombre, pero los expertos siguieron creyendo que era el Agra.

La descripción para el lote decía lo siguiente: "un magnífico diamante rosa de la más alta calidad, con un peso de 31 13/32 quilates". La piedra se vendió por 5,100 Libras esterlinas ($ 25,500) un precio considerablemente inferior a la estimación de pre-venta, la compra la hiso el Sr. Max Meyer, un comerciante de diamantes.

De alguna manera, en junio de 1909, el Agra encontró otro lugar en las manos de un distribuidor nombrado como Salomon Habib. Subastaba su colección de piedras, que enumeraba ocho artículos, incluyendo el Ojo del Ídolo, la Esperanza y un diamante de color rosa con forma de cojín que pesa 31 ½ quilates, será el Agra? El diamante de color rosado superó su reserva a 300.000 francos. Poco después la piedra fue vendida al Sr. Louis Winans, un magnate del ferrocarril de Baltimore. Winans fue conocido por la construcción de los ferrocarriles en Rusia bajo el reinado del Zar Nicolás I, de 1843 a 1862. En 1868 el gobierno ruso se había hecho cargo del ferrocarril y Winans se trasladó, con su esposa rusa, a Brighton, Inglaterra, donde comenzó a recoger diamantes. Un joyero local, Lewis e hijos, fue el instrumento para la acumulación de esta colección.

La línea de tiempo del Agra avanza a la Segunda Guerra Mundial, y a Inglaterra. Temiendo que su país estuviera a punto de ser invadido por el ejército alemán, la mujer que heredó la colección de Winans tenía una caja de hierro especialmente hecha para guardar sus joyas. La caja fue enterrada en su jardín durante la guerra. Caja que fue recuperada con éxito después de la derrota de Hitler en 1945.
En junio de 1990, el diamante Agra y otras dos piedras de la colección de Winans fueron subastadas en Londres. La oferta ganadora fue de   4,070,000 Libras, por  SIBA Corporation de Hong Kong. 

El diamante se volvió a cortar una vez más, el diamante Agra ahora pesa 28,15 quilates y es calificado por el Instituto Gemológico de América como de un color rosa claro de fantasía natural, VS2.





Escrito por: Alejandro Glade R.










Cierre de caja o de cajón

CIERRE DE CAJÓN CON SEGURO
Los cierres de caja se fabrican en una amplia gama de formas y se utilizan con frecuencia en cadenas, pulseras  y brazaletes. Combinan la seguridad con la facilidad de uso más la capacidad de adaptarse a las necesidades de cada diseño. Después de dominar los conceptos básicos de la joyería, se convierte en un reto atractivo para un orfebre el diseñar una caja de cierre única y adecuada para cada pieza nueva. Los ingredientes básicos de un cierre de este tipo son la lengüeta, la caja, el  gancho y el gatillo, serán ocupados en la caja básica mostrada en este artículo, y reaparecerán para  cada tipo de cierre.

Hay varias maneras de realizar la construcción de una caja de cierre, cada uno con sus defensores y detractores. Las siguientes líneas muestran varios procedimientos tradicionales, y ojalá que cada lector pueda sacar de ellos los consejos y sugerencias que mejor se adapten a su estilo de trabajo individual.

Primera Variante de cierre
La figura 1 muestra un cierre de pulsera. Comience por doblar un marco rectangular a partir de tiras o chapas de metal, ojalá de 0,5 mm, dejando las paredes lo suficientemente altas como para permitir que se introduzca una lengüeta con una ligera curva. Esto acomodará bien con la curva de la muñeca y permitirá que el cierre se adapte bien con el resto de la pulsera. El marco está hecho con paneles curvos del mismo calibre (0,5). Para evitar el problema de soldar una forma cerrada, corte una línea (o taladre un agujero pequeño) en el panel superior en el lugar donde la ranura será cortada para la siguiente etapa.

Figura 1: Los detalles constructivos de un cierre de caja, descrito aquí como la primera variación.
Doble una chapa del mismo calibre (0,5) por la mitad y golpee con un mazo para que quede plano. Esto se convertirá en las dos placas de la cara del cierre. Como se ve en 1b y c, corte una ranura en la caja que le permita que esta chapa plegada entre cómodamente en su lugar. Deslice la pieza plegada en posición y escriba una línea en la pieza para indicar su ubicación en la caja. Esta línea fina aparece en la ilustración del centro. Centrado en este espacio, utilice una sierra para crear la silueta mostrada en (b) esto le proporcionará un espacio para la lengüeta, que se unirá al lado más corto del cierre. La forma y la proporción de este recorte puede parecerle extraño al principio, pero tendrá sentido después de pasar por el proceso unas cuantas veces. Las placas de la cara están centradas en la ranura usando la línea trazada anteriormente y soldada. Las porciones salientes de las placas de la cara y el piso de la caja original se cortan con una sierra para que la caja se separe en dos piezas. La placa del suelo se separa con una hoja de sierra entre las dos mitades de la placa frontal.

Utilice una hoja de sierra delgada para cortar una abertura rectangular en la parte superior de cada mitad para acomodar el gatillo, que es el segmento vertical que se presiona hacia abajo para liberar el pestillo. El tamaño de esta abertura depende del tamaño del gatillo, que a su vez es una función en el diseño y la ubicación del cierre.

La lengüeta se puede hacer de varias maneras, pero debe hacerse con un ajuste apretado en la ranura que empareja y debe ser bastante elástico para retroceder cuando es apretado (figura 1 d). La mejor forma de lograr esto es unir el gatillo sobre una tira de metal delgado que luego se dobla, se recorta al tamaño y se revisa que calce contra la ranura. Cuando la lengüeta se ajusta bien y la acción es como se desea, la lengüeta se suelda a la sección más corta del cierre.

Otro método alternativo consiste en construir la lengüeta a partir de dos piezas de metal que están remachadas juntas en la punta. El gatillo está unido al panel superior y la pieza inferior está soldada sobre la caja, luego ambas piezas pueden ser martilladas para restaurar su dureza. Pequeños remaches se colocan en la punta para unir las dos piezas. En cualquier caso, es útil para la vista como parte de la decoración hacer pequeñas muescas en la parte superior del gatillo para permitir que la uña del usuario la agarre.

Cuando una caja queda bien hecha, las piezas no chirriarán ni rasparán entre sí, sino que se ajustarán como una mano en un guante. Un ligero empuje en el gatillo debe flexionar la lengüeta  lo suficiente como para permitir que despeje del lugar donde abrochó en el interior de la placa frontal. Al cerrar, la lengüeta  debe ser fácilmente llevada, y se desliza en la caja, entonces debe encajar para engancharse. La presión necesaria para hacer el proceso debe ser perceptible pero no dolorosa.

Segunda Variante de cierre
La figura 2 muestra una variación en la que se usa una sola placa frontal. La caja se prepara como antes y el perfil se asierra en una sola hoja. Se corta una ranura en la caja como se muestra, lo suficientemente ancha como para que la placa se fije a un solo lado cuando se suelda. Por supuesto, también es posible cortar la caja en dos mitades y luego soldar la placa frontal sobre la parte más grande.

Corte una tira de metal delgado que se convertirá en la lengüeta y suelde el gatillo en un extremo. Coloque esto en la caja más pequeña y suelde allí. Trazar una línea y doblar la lengua por la mitad, golpeándola con un mazo o martillo pequeño para doblar bien el pliegue y trabajar en el endurecimiento  de la lengüeta. Utilice una hoja de cuchilla o una herramienta pequeña similar para levantar la lengüeta a su posición elástica de trabajo.


Figura 2:  Los detalles de construcción de un cierre de caja de estilo alternativo, descrito en el texto como segunda variación.

Tercera Variante de cierre
Este cierre que se muestra en la figura 3 la caja es la misma que en los tipos anteriores, pero la lengueta es diferente. El gatillo es una barra que atraviesa todo el ancho de la lengüeta, se le  suelda una sección de alambre cuadrado como se muestra aquí, o doblando la punta de la lengüeta hacia adelante en un ángulo recto.

El elemento de la lengüeta que encaja en el reborde de la caja no es el extremo de la lengüeta como antes, sino que es el borde delantero de una lámina aplicada y  soldada a través de la lengüeta. Esto debe tener una esquina aguda en su borde más cercano al gatillo, - esto es lo que hace que se  atasque,
en el labio interior de la placa frontal y hace  el trabajo de cierre. La lámina de aplicación se coloca en forma de cuña para permitir que se deslice fácilmente en su posición.

Figura 3: Una tercera variación en el cierre de caja.
Cuarta Variante de cierre
La lengüeta de retención de la caja puede ser tan simple como una sola chapa, cortada y doblada como se muestra en la figura 4. En este caso no se le hace soldadura a la lengueta por lo que permanece todo el tiempo endurecido. Su construcción es tan simple, que este tipo de cierre de caja se utiliza a menudo en las cadenas comerciales de bajo costo. Es tan simple, que esta versión la más básica se utiliza para la joyería de gama baja, la alta gama de joyería no la usa porque carece de la delicadeza de las versiones mostradas anteriormente.

Figura 4:  caja con la lengüeta hecha de una sola chapa de metal.
Quinta Variante de cierre
La lengüeta se hace a veces de una chapa remachada en una sola placa (figura 5). Esto es fácil de hacer, pero la lengüeta se puede doblar fácilmente o quedar fuera de forma o simplemente romperse en el punto donde se suelda a la placa corta que constituye la parte posterior del cierre.

Figura 5:  Un retén de caja en el que la lengüeta ha sido remachada sobre la placa de base

Como se indicó anteriormente, cada situación dictará el tamaño y la forma apropiados para un cierre de caja. Sin embargo, podría ser útil tener algunas pautas generales:

Para lograr la elasticidad y resistencia a la tracción necesarias, la lengüeta debe tener unos 10 mm de largo, 6 mm de ancho y estar hecha de metal como mínimo de 0,4 mm de grosor.

La altura del pestillo debe ser suficiente para que la lengüeta salga de su interior. Tenga en cuenta que el extremo de la lengüeta debe acoplarse con el interior de la placa frontal, pero sólo un pequeño labio es necesario.

La hendidura en la placa frontal, por donde corre la lengüeta tiene que ser lo suficientemente alta para que la lengüeta de dos piezas de chapa, pueda entrar en ella cuando se presionan juntas.




Escrito por: Alejandro Glade R.


Tipos de Cierres



Cierre de Brazalete :


La pulsera del brazalete es distinta en que tiene dos o más acoplamientos curvados muy grandes que forman la pulsera en vez de muchos acoplamientos pequeños. Estos enlaces más grandes se conocen como brazaletes. La imagen de la izquierda ilustra los dos enlaces curvos más grandes con los enlaces más pequeños que se adhieren a un cierre de joyero





Caja con cierre de lengüeta:



La caja con el corchete de la lengua se explica muy bien con la imagen a la izquierda. Hay un mecanismo de bloqueo básico en este cierre, pero puede desgastarse con bastante facilidad, por lo que el reloj difícil de mantener.












Caja con lengüeta y cierre de seguridad:



Esto es lo mismo que la caja con corchete de lengua excepto que proporciona seguridad adicional a través de la barra de bloqueo que oscila firmemente en el poste de bloqueo. Este cierre se encuentra con frecuencia en relojes de oro de 14k como el oro Bulova 14k.







Hebilla










Al igual que una hebilla de cinturón de cuero, este cierre tradicional se encuentra en muchos cuero y otras correas de metal.










Hebilla de despliegue o cierre de cierre invisible doble:

La hebilla de despliegue o hebilla de cierre doble invisible también se conoce como hebilla de despliegue o cierre de mariposa, porque cuando se cierra, el cierre es esencialmente invisible y se abre simétricamente como una mariposa. Éste es quizás uno de los broches más comunes disponibles y lo más preferido por los clientes porque el broche no es una distracción del reloj sí mismo. El cierre se abre tirando de los extremos unidos de la pulsera lejos de la muñeca. Estos cierres también vienen en algunos de los relojes de cuero y otros no-metal atado con correa.



Hebilla de despliegue con pulsador:

La hebilla de despliegue con pulsador es esencialmente la misma que la hebilla de despliegue en apariencia y función, excepto que su mecanismo de bloqueo es liberado por dos pequeños botones en cada lado de la pulsera. Es ventajoso porque el mecanismo de bloqueo no puede liberarse por presión sobre el brazalete, sino sólo empujando los botones. Esto reduce la probabilidad de que el reloj libere el sin que el usuario lo sepa. Estos cierres también vienen en algunos de los relojes de cuero y otros no-metal atado con correa.





Pulsera de expansión:




La Pulsera o Banda de Expansión está diseñada para expandirse o estirarse sobre la muñeca del usuario y después contraerse  en la muñeca cuando se suelta.











Cierre que se dobla y esconde o Clasp:

El Cierre que se dobla y esconde o Clasp se derrumba sobre sí mismo y se bloquea a través de una lengüeta de presión. El cierre normalmente tiene varios orificios de ajuste micro (como se ve en la imagen) que se puede utilizar para ajustar el tamaño de la pulsera por no joyeros. Con el tiempo, la lengüeta de presión se desgasta a menudo y el cierre ya no permanece cerrado. Esto ha llevado a las siguientes tres mejoras diferentes en el concepto de Cierre que se dobla y esconde .






Clasp con seguridad:


Esta es la primera de tres mejoras en el Clasp. El cierre de seguridad plegable proporciona una solapa que se pliega sobre el extremo cerrado del cierre, lo que hace que el cierre sea más difícil de abrir involuntariamente.







Doblez el corchete con el botón:



Esta es la segunda de tres mejoras en el Cierre que se dobla y esconde o Clasp. El cierre plegable con cierre de botón proporciona un bloqueo seguro en un poste que sólo se puede liberar presionando los dos botones. Esta mejora es más segura que el Cierre que se dobla y esconde o Clasp de seguridad.







Clasp con seguridad y pulsador o cierre doble cierre plegable:


Esta es la tercera de tres mejoras en el Cierre que se dobla y esconde o Clasp. Este cierre combina la solapa del cierre de seguridad con un botón de bloqueo para proporcionar al usuario la máxima seguridad disponible para cualquier Cierre que se doble y esconda o Clasp.









Corchete de la joyería:


Un cierre de la joyería es el más simple de todos los cierres. Es un pestillo que se cierra cerrado alrededor de una barra. Se suelta levantando suavemente el cierre y des enganchándolo de la barra de pestillo. Este cierre está casi exclusivamente disponible en los relojes del vestido de las señoras.








Corchete de la joyería con botón:



Esto es esencialmente el mismo que el corchete de la joyería, pero con una cerradura que sea lanzada por un botón. Esto proporciona seguridad adicional para el usuario.









Garra de langosta o hebilla de gancho Cierre:



Como se ha descrito, la garra de langosta gancho hebilla cierre se parece a una garra de langosta. Estos son típicamente en pulseras de cadena donde la garra se aprieta al último eslabón en el lado opuesto.










Cierre de Toggle:



Como se muestra a la izquierda, el cierre de Toggle pone una barra relativamente grande a través de un cierre de anillo más pequeño en el otro lado de la pulsera. Estos suelen ser pulseras de cadena o pulseras de traje y se utilizan raramente en los relojes.













Escrito por: Alejandro Glade R.