Joyas germánicas

Fíbulas germánicas de oro y piedras
Durante el período de las invasiones bárbaras o migraciones germánicas, período situado entre el siglo III y el siglo VII d.C., afectó extensas regiones de la zona templada de Eurasia, y que acabó provocando la caída o desestabilización de grandes imperios consolidados como el imperio romano, el imperio sasánida(persa), el imperio Gupta (India) o el imperio Han. Al final las tribus germánicas habían ocupado toda Europa y se establecieron allí. Los ostrogodos, los visigodos, los vándalos, los ángulos, los sajones, los francos, los lombardos y muchas otras tribus habían estado viviendo en los lados orientales de los ríos Rhin y Danubio, estuvieron bajo la influencia de los últimos romanos durante bastante tiempo. Esto se reflejó en sus joyas, por su estilo técnico y decorativo pero no fueron muy diferentes de los orfebres romanos tardíos.

Broche de disco, siglo 6

Existe un buen conocimiento sobre las joyas usadas por estas tribus desde que enterraron a sus muertos con sus joyas. La difusión del cristianismo cambió estos rituales, y así es que desde el siglo 7 y 8 tenemos que confiar en otras fuentes como los inventarios de los monasterios y testamentos junto a raros hallazgos.

Materiales
Hasta el siglo VIII las monedas de oro del Imperio Bizantino proporcionaron a los orfebres germánicos el material de trabajo, la plata y el oro estaban de moda y después de que las grandes cantidades de oro bizantino que llegaban a Europa occidental dejaron de llegar, la plata árabe se convirtió en el metal más utilizado para la joyería. Para versiones de joyas más baratas, se utilizó el latón estañado, dorado y plateado.

Fíbula germánica de bronce


Las piedras preciosas eran muy populares. El color era extremadamente importante para los nuevos habitantes de Europa occidental. Los zafiros, las esmeraldas y sobre todo los granates fueron utilizados intensivamente. Los esmaltes también se usaron, sobre todo después de los ejemplos de los maestros bizantinos. Las perlas de oriente, así como perlas de agua dulce de Escocia estaban en gran demanda.

Técnicas y Estilos
El intenso uso de las piedras de colores y el uso de la luz caracterizaron a la joyería germánica. La incrustación de vidrios de colores y piedras con aplicaciones de niello y esmalte causan la atención de todos los ojos. El carácter policromado (poli = muchos, cromo = color) de la joyería germánica se logró generalmente mediante el uso de piedras preciosas, junto a esmaltes. Una manera muy típica de usar el color rojo era producir objetos de oro cubiertos con incrustaciones de granate y cloisonné (separaciones hechas de metal). Se moldeaba una forma básica en oro y luego se trabajaba manualmente para formar un patrón geométrico de células (cloisones) en las que se colocaban pedazos cortados y pulidos de granate. Una superficie reflectante, colocada por la parte de atrás de la piedra, garantizaba su aspecto de rojo brillante.

La técnica había estado en la moda con los godos cuando todavía vivían en el lado del este del Danubio y cuando se movieron hacia el oeste lo introdujeron a otras tribus germánicas que adoptaron este estilo de decoración.
Disco Merovingio,Final de siglo 6  y comienzo del siglo 7
Las piezas de metal a menudo estaban cubiertas de patrones geométricos seguidas de formas abstractas de animales. Estos motivos animales estuvieron en moda durante más de 500 años, entre el año 500 y 1.000 d.C. en las islas británicas, Europa continental y en Escandinavia. El decorar el metal con imágenes de animales cazados y apenas reconocibles fueron hechos también en un estilo similar, en las islas británicas y Escandinavia. Se llamó “Estilo I”

Fibula de fierro, forma de pájaro
La decoración tan densa parece caótica a primera vista, pero una mirada más cercana a menudo revela una perfecta simetría a sus imágenes ocultas. Más tarde, surgió un nuevo estilo, que entró en uso en toda Europa, y se llamó “Estilo II”. Este estilo comprendía un patrón más regular de cuerpos de animales entrelazados y partes de los mismos. Las decoraciones en relieve más alto a menudo se fundían y se decoraban con piezas repujadas, filigranas o granuladas. Este molde requería moldes complicados para ser hechos y las técnicas eran aplicadas especialmente para la joyería de Vikinga que se había desarrollado lejos de las influencias mediterráneas.

Broche penanular


La introducción del cristianismo a las tribus germánicas no cambió mucho los estilos decorativos, a excepción de la aparición de la cruz como motivo popular. 

Debido a la finalización de las tradiciones paganas para los entierros, no son muchos los hallazgos de objetos sobrevivientes, así es que no podemos describir bien la joyería germánica del 8vo y del 9no siglo. El “Niello” se usó en el oro y la plata y las técnicas del esmalte como el  cloisonné eran ya por este tiempo conocidas en Occidente.



Fíbula circular con granate, en cloisones




Tipos de joyas
La joyería germánica tenía a menudo un propósito funcional en vez de ser un objeto puramente decorativo. Los objetos más comunes de la Edad Media temprana fueron los sujetadores (broches) de ropa. Estos broches, de los cuales algunos procedían de fíbulas antiguas, se encuentran en varias formas. Los broches de disco y penanulares eran  lejos los más comunes y se usaban para asegurar las túnicas y las capas en el cuello o en el hombro. Las fíbulas con forma de pájaro eran populares también. Otros elementos como broches, hebillas de cinturón grandes y pequeños para asegurar el calzado, adornos para la suspensión de la espada y la armadura fueron a menudo muy decorados en los estilos de la joyería de la época.

Forma de runa,
Fibula de Nordendorf



Las mujeres usaban anillos, brazaletes y collares, en las excavaciones arqueológicas quedó demostrado que las longitudes de las cuentas de cristal o de ámbar eran llevadas a través del pecho, y suspendidas del vestido. Los aros eran objetos poco comunes en las cajas de joyas de las damas germánicas de la Alta Edad Media.








Escrito por: Alejandro Glade R.





Posición ideal del banco de trabajo

Esté atento a los dolores de espalda y de cintura!
Gira un poco la cabeza y le comienza el dolor de cuello, se levanta de la silla y el dolor persiste. Es un dolor persistente en el cuello y en la parte baja de la espalda. Después de varios años trabajando en el banco de trabajo, los joyeros a menudo desarrollan lesiones en el cuello o en la espalda, transformándose en  un problema crónico.

Los joyeros y orfebres pasarán la mayor parte del tiempo en sus talleres  sentados en sus mesas de trabajo. Por lo que es importante organizar primero los tiempos de trabajo y de descanso, una buena organización en este tema, podría evitarle malos ratos. La silla y la mesa de trabajo mal ajustados no sólo causarán calambres, incomodidad, fatiga y dolor muscular, también reducirán la eficiencia del trabajador, pero lo más importante, es que se pueden transformar en lesiones serias de espalda, piernas o lesión de cuello.

Muchas variedades y estilos de bancos de trabajo están disponibles para la venta, los proveedores de herramientas y equipos de joyería los tienen. La mayoría de los bancos que venden vienen a una altura estándar de 99 cm. a un metro y no son ajustables. Esta talla única de alturas del banco generalmente no se adapta bien a nuestras dimensiones. Los joyeros no somos todos de la misma altura, y la mesa de trabajo se debe ajustar y adaptar de manera adecuada.

Altura de la silla
Para alcanzar la altura adecuada  con el banco de trabajo debemos comenzar primero con la silla. Un joyero debe estar sentado muchas veces en su silla durante más de ocho horas por día, y todos los días, y a veces varias horas más durante la temporada de Navidad. Una silla de calidad diseñada para ser usada  por largos períodos de tiempo y con diseño ergonómico es esencial. Su cuerpo, las extremidades, la columna vertebral y el cuello están directamente  relacionados con la silla en la que se sienta. El dolor asociado con un mal asiento, se puede desarrollar lentamente, casi siempre durante muchos meses o incluso años. Una buena silla le hará recorrer un largo camino previniendo la mayoría de estos problemas.

Cuando tenga que escoger una silla no se deje engañar por el aspecto visual. Por ejemplo, una silla acolchada excesivamente suave puede resultar atractiva. Cuando uno se sienta en ella durante los primeros momentos, se puede sentir muy cómodo. Pero durante una jornada de ocho horas, esta silla no apoya  la espalda, las piernas y la columna vertebral correctamente.

Una vez que haya comprado la silla, deberá ajustarla. La mejor silla del mundo carece de valor si no se puede ajustar o no se ajusta correctamente.

El ajuste de la altura del asiento, cuando se está sentado, la persona debe quedar con los pies apoyados en el suelo, la parte superior de los muslos tienen que quedar totalmente paralelos al suelo. Se debe sentir el asiento de la silla a lo largo de la parte posterior de los muslos. No se debe sentir tanta presión como para cortar o restringir la circulación. El ángulo entre el torso y los muslos no debe ser inferior a 90 grados o superior a 110 grados. Desde esta posición,  lo que viene ahora es ajustar la altura de la mesa de trabajo. NO ajuste la altura de la silla a la mesa de trabajo.

Una silla demasiado alta es incómoda para los joyeros más bajos, y es difícil de alcanzar el pedal que se pulsa con el pie para el flexible. Mucha presión ejercida sobre los muslos, producirá restricción de la circulación en las piernas. Estos detalles con la inadecuada posición de las piernas y los muslos, nos puede llevar a adquirir una lesión crónica de espalda.

Una silla demasiado baja es incómoda para los joyeros más altos. Sus rodillas se elevan demasiado alto, y eliminan el apoyo de sus muslos. Esto provoca la compresión de los órganos de la columna vertebral y la parte inferior del cuerpo. Y uno responde doblando las piernas torpemente, causando fatiga y calambres. Ambos conducen a una lesión crónica de espalda.

Un buen respaldo de la silla es necesario para ayudar a sostener la columna. El respaldo debe apoyar la parte baja y media de la espalda, desde la cintura hasta debajo de los omóplatos. A menos de que ello no dé un apoyo adecuado y restrinja el movimiento. El ajuste del respaldo hacia arriba o hacia abajo debe de dar este apoyo. También, ajuste el respaldo hacia adelante o hacia atrás del asiento y la parte interna de las rodillas. Usted debe sentir el apoyo del respaldo de la silla a lo largo de su espalda. Mientras esté sentado su columna vertebral se apoya, ya sea por un respaldo o por los músculos. Se debe evitar la fatiga muscular y  por ende el dolor de espalda por eso se debe conseguir una silla con un respaldo correctamente ajustado.

El banco de trabajo a la altura
Para calcular una altura adecuada  del banco de trabajo, debe sentarse cómodamente en una silla correctamente ajustada. Siéntese derecho(a) con la espalda apoyada en el respaldo. En esta posición, el eje de la mesa debe quedar totalmente al centro de su esternón. Si no es así, es necesario ajustar la altura de su banco. La compra de la silla adecuada y el ajustarla correctamente no servirá si su banco es demasiado bajo!

Si su banco es demasiado alto, puede cortar las patas en la medida que necesite. Pero debe asegurarse de cortar exactamente la misma cantidad de cada pata para que el banco no quede tambaleándose. Si el banco es demasiado corto, puede pegar un bloque de madera en la parte inferior de cada pata para elevar el banco.

Visera de aumento
Viseras de aumento
Existe muchos visores de aumento disponibles en la industria de la joyería, estas sostienen una placa de lente de aumento y queda directamente en frente de sus ojos. Esto obliga a mirar hacia delante, no hacia abajo a su trabajo. Para ver su trabajo debe inclinarse sobre su trabajo. Esto también lo puede conducir a adquirir dolores de espalda y lesiones en el cuello.

Muchos joyeros se ven aún más complicados con este problema cuando alguien viene a hablar con ellos mientras están trabajando. En lugar de levantar la visera, doblan el cuello hacia atrás y miran por debajo del marco del visor para ver a la persona. Con el tiempo, el joyero desarrolla una lesión del tipo latigazo cervical por una flexión extrema del cuello.

La mejor alternativa es aprender bien a usar la lupa y fijarla más baja frente a los ojos, tales como gafas de lectura

Recurrir al quiropráctico
Por último, cuando ya se está sufriendo por alguna de estas lesiones es conveniente visitar a un  quiropráctico. Tiene que ser uno que trabaje con las lesiones de profesionales y proporcionen un tipo de atención adecuada para el trabajo que usted desarrolla. Con un mantenimiento en el quiropráctico, la espalda comenzará a sentirse mejor y cada vez con menos problemas y usted tendrá menos dolor en el cuello!




Escrito por: Alejandro Glade R.

Anillos desde sus inicios.

Anillo romano de esmeralda
En existencia por más de seis mil años, Los  anillos aparecen en casi todas las culturas del mundo, y están en existencia por más de seis mil años. Además de satisfacer necesidades puramente decorativas, los anillos han servido para una multitud de propósitos, tanto prácticos como simbólicos. Los anillos se han utilizado para comprometer un corazón con otro, para sellar correspondencias y autenticar documentos. Han servido para conmemorar una amistad, para honrar a los muertos y como talismanes para brindar protección contra las fuerzas del mal. Los anillos también han sido utilizados como expresiones simbólicas de la fe o como evidencia tangible del poder y la riqueza. Los anillos de todos los períodos por los que ha pasado el ser humano, han sobrevivido proporcionando una información histórica valiosa, para las culturas, han servido como líneas de tiempo para saber de temas y  materiales usados, como también han proporcionado información sobre el diseño y la historia de la joyería.

Anillo egipcio de doble propósito, un lado con
escarabajo,  otro lado con inscripción



Los antiguos egipcios son conocidos por haber llevado anillos de escarabajo, tallados en una variedad de piedras incluyendo el lapislázuli, amatista, cristal de roca y turquesa, trabajados algunos simplemente con un alambre de plata o de oro. A menudo estaban grabados por el lado plano del escarabajo con jeroglíficos decorativos, símbolos protectores o títulos. Estos anillos también se combinaban para la función de ser usados como anillo sello y de amuleto. 

Durante el período del nuevo reino, (1559-1085 a. de C.) los orfebres egipcios habían progresado en la fundición de todos los anillos y muchos llevaban en el metal impreso el sello real. Estos anillos no sólo sirvieron como símbolos visibles de los rangos y  de poder, sino como medios estampar y autenticar documentos. 

Los egipcios usaban anillos como marcadores o sellos como también para propósitos religiosos y talismánicos, otros, con materiales cuidadosamente trabajados, con bonitas y agradables piedras los diseños son fueron muy evidentes y fueron usados ​​para un propósito de simple decoración.

Anillo intaglio griego, con motivo animal.
Los antiguos griegos y romanos usaban anillos para una variedad bastante grande de propósitos, incluyendo las piezas que eran puramente ornamentales. Los anillos con escarabajos también fueron usados ​​por los griegos como anillos de sello, grabados con motivos de la naturaleza y figuras de la mitología y de la literatura. Las piezas biseladas con joyas preciosas eran de extremada belleza, y los más raros tenían propiedades de talismán, otros eran simples anillos de oro. Los anillos fueron trabajados ricamente con alambres, filigranas e intrincados trabajos de  perforado.

Anillo intaglio de hierro romano
En la Roma primitiva, durante la República Romana, los primeros anillos fueron hechos de hierro y sirvieron como sellos. El derecho de llevar anillos de oro, fue al principio concedido sólo a los senadores y sólo al servir como embajadores de la República. Con el tiempo el derecho a usar anillos de oro fue otorgado a todos los civiles. Durante los últimos años del Imperio Romano, tanto los hombres como las mujeres llegaron a usar pesados ​​anillos de oro con gemas raras y costosas que eran usadas para demostrar riqueza y estatus. Si bien alguna vez fue raro usar más de un anillo, en el primer siglo d.C. cada dedo estaba cargado de múltiples adornos.

Los anillos de boda romanos ofrecían a menudo la imagen de dos manos derechas entrelazadas como simbolismo romano, la mano derecha era considerada sagrada. Este motivo de anillo reaparece en la Edad Media como el anillo de fede (un anillo de intercambio entre parejas). Ya en la época romana se entregaban anillos de compromiso a las futuras esposas. Según los textos antiguos, el anillo de compromiso era usado en el cuarto dedo de la mano izquierda con la creencia de que este dedo tenía una vena, que fluía directamente al corazón. Otro motivo utilizado para los anillos de compromiso es el nudo matrimonial o nudo de Hércules, un diseño simple y simbólico de dos cuerdas entrelazadas.

Sello hecho en piedra cornalina, anillo romano
Quizás el estilo de anillo más asociado con los romanos fue el anillo del sello. Los anillos sello se utilizaron para sellar documentos oficiales, con intaglios de piedras preciosas grabados con frecuencia con el retrato del portador o su dueño. También fueron usados ​​para propósitos puramente decorativos y eran a menudo grandes y adornados. Anillos con aspectos de la vida cotidiana, figuras de dioses y gobernantes, retratos de poetas y filósofos estaban entre los temas populares. 

El amor era otro tema favorecido en los intaglios, aparecían las cabezas de los amantes cara a cara, y fueron utilizados como anillos sello y eran la representación de anillos de la unión.








Escrito por: Alejandro Glade R.





Historia sobre punzones, cuños y marcas.


Marcas de Suecia, 1908
Para los joyeros y los historiadores de la joyería, las marcas en una joya u objeto de fábrica proporcionan una fuente adicional de la información para fechar con precisión un objeto de  joyería y determinar por quién fue hecho. El sello más importante dentro de la joyería es sin duda la marca de "pureza" que indica la cantidad total de oro o plata utilizada para fabricar una joya codiciada. Aunque el estudio de las marcas de fábrica sirve como una asignación maravillosa a la investigación de muchos implicados en el comercio de las antigüedades, pero un profesional entrenado puede, y debe, situar al objeto  en el marco de tiempo apropiado sin la presencia de tales marcas, sin desconocer que las marcas son una ayuda. Los historiadores contemporáneos de la joyería usan marcas de fábrica para los propósitos de la investigación pero estos sellos nunca fueron pensados ​​para hacerles la vida fácil a los tasadores. Más bien, eran una forma de darle una forma de protección al consumidor.

Marcas de San Petersburgo, 1838
En el primer siglo a.de C., Marcus Vitruvius Pollio describió el descubrimiento de Arquímedes de
pesaje hidrostático, que ocupó en sus estudios de elevación hídrica. 

También el rey Hiero II de Siracusa dio a Arquímedes la misión de investigar la pureza de una corona de oro recién puesta en servicio, la cual investigó hasta llegar a un resultado impactante. La famosa historia termina con Arquímedes corriendo por las calles gritando "eureka, eureka" había encontrado un medio para exponer el engaño hecho con esa corona,  mientras se sentaba en una tina de baño. Aunque los aspectos técnicos de esta historia legendaria se basan más probablemente en el mito, sí dan una cuenta temprana del fraude que se producía con los metales preciosos.

Desde tiempos pre-romanos el oro y la plata se han utilizado como moneda o como el contra pago como dinero y uno puede imaginar que una persona no tan escrupulosa, con poco miedo a los castigos, encontraría el medio para manipular el metal precioso como: raspar una pequeña porción de una moneda de oro, para juntar y vender oro puro, todas estas estafas de pequeñas fortunas no eran raras en días pasados. En la actualidad, los costos laborales exceden los beneficios para hacerlo. Por esta razón, a finales de la Edad Media, varios soberanos europeos emitieron reglamentos que exigían que todos los artefactos de oro y plata fueran marcados con un sello único para identificar al fabricante del objeto, estos sellos se convirtieron en una marca de responsabilidad para proteger a los consumidores.

Desde la época medieval hasta mediados del siglo XIX, los sellos se utilizaron sólo como medio de protección del consumidor. Esto cambió alrededor de 1840 cuando sellos falsificados comenzaron a aparecer, nombrados "pseudo marcas" aparecieron en el mercado para esquivar impuestos. En aquellos días el gobierno inglés aumentaba los impuestos sobre el trabajo importado de oro y plata, con la exención de los artículos antiguos. El pago de impuestos nunca ha estado en la lista de prioridades de los empresarios, y algunos orfebres y plateros en Alemania y los Países Bajos comenzaron a marcar sus joyas y trabajos de plata con sellos que imitaban los sellos antiguos. Un segundo factor fue el renovado interés en artefactos antiguos de las artes aplicadas que fue dado a conocer por la primera Exposición Mundial en Londres (1851). Los herreros del día, en su mayoría entrenados en la vieja tradición, estaban más que felices de proveer al mercado de "antigüedades recién hechas"…
Marcas o cuños en anillo Victoriano, 1867
Dado que nunca antes había habido un verdadero interés por los distintivos, aparte de identificar a las personas responsables de la calidad del metal precioso, estas marcas fueron interpretadas como auténticas marcas extranjeras antiguas por los funcionarios de aduanas y los coleccionistas. Este engaño duró hasta la llegada del siglo XX.

Muchos coleccionistas y funcionarios responsables de la recaudación de impuestos, na sabían mucho sobre las marcas extranjeras antiguas. Su trabajo se hizo aún más difícil debido al hecho de que muchos objetos se hicieron en los estilos  neo, como neo gótico, neo renacentista y neo barroco. Estos artículos del neo-estilo se parecían mucho o eran iguales a los artefactos hechos en su era respectiva. A partir de 1865 la gente comenzó a notar patrones repetitivos y el estudio de los sellos comenzó, exponiéndose así muchos fraudes en las décadas siguientes. Hacia 1900 un buen inventario de sellos estaba a la mano de expertos y se producían riesgos, ya que al descubrirse el fraude estos elementos se destruían, debido a las marcas falsificadas, pronto fueron compensados los beneficios de las evasiones fiscales. Para entonces, el gusto general había cambiado a Art Nouveau y Edwardiano.

Sello Holandés, para exportaciones. 
Gracias a la investigación de los sellos, que comenzó a finales de 1800, volvió la buena imagen del “hallmarking” o cuños, las marcas a través de las edades ahora están fácilmente disponibles. La interpretación de estos sellos, sin embargo, requiere de un entrenamiento específico y un ojo agudo, aparte de material de consulta, por la gran cantidad que existe hasta el día de hoy. Existe hoy en día muchos países que no tienen oficinas de ensayo gubernamentales, la necesidad de profesionales capacitados en las tiendas que se dedican a este tema o de este campo, son necesarios para interpretar correctamente estos sellos. En un gran porcentaje de joyas antiguas estos sellos están ausentes y las estimaciones sobre el origen sólo pueden hacerse a través de una observación cuidadosa y, si está presente, la correcta interpretación de la documentación de acompañamiento. Cuando las marcas de fábrica están presentes, se les puede agregar un valor  adicional a los objetos y eso una verdad cuando el sello es raro o es de un fabricante importante.

En el Reino Unido los herreros incorporaron marcas de fábrica en el diseño, es el sentimiento hacia los metales preciosos, no quieren que alguien falsifique y golpee sellos en los objetos que crearon con gran cuidado y con trabajo duro.

Para el neófito, muchas marcas pueden parecer contradictorias ya que no cumplen con el  ideal que se exige en los libros de referencia.

Sellos de Estados Unidos, para oro de 14 quilates
y marca de fabricante (espada)
La tradición en la fabricación de joyería en los EE.UU. comenzó sólo alrededor de 1840 y se pueden encontrar muchas piezas de antes del siglo XX en los Estados Unidos sellados con marcas europeas. Esto se producía por la única razón de que muchos colonos tenían fuertes lazos comerciales con los "países antiguos". No fue hasta 1906 que las regulaciones concernientes al "hallmarking" o cuños y marcas en los Estados Unidos, exigieron un sistema de punzonado supervisado. En otros países, no se puede referir técnicamente a él como "punzonado" en el sentido estricto, sino que deben ser referidos como "marcas de fabricantes" y ley de metal.

Objetos grandes como cubiertos, candelabros y cubiertos, fueron estampados con completos tipos de sello. En artículos más pequeños tales como los de joyería no era a menudo posible porque se dañaba el artículo. Por lo tanto, sellos pequeños se utilizaron en esos artículos y por lo general menos de ellos, no un conjunto completo de cuños como lo era en artículos más grandes como cubiertos o candelabros. Un conjunto completo de marcas está, compuesto de una marca de pureza, una marca de fabricante, una fecha y una marca de ciudad. Algunas de estas marcas se combinaban en ciertos países.

Marcas Alemanas para la plata, Bremer 1884
Para buscar las marcas de fábrica en piezas de joyería, uno necesita una lupa del joyero buena que magnifique por lo menos diez veces y por supuesto la paciencia es otra condición básica. Cuando se encuentra una marca legible y la marca no se reconoce, hay que mirarla desde diferentes direcciones, ya que es probable que uno la mire al revés. Por lo general, cuando la joyería está marcada en un país con un sistema de sello obligatorio, contiene una marca de pureza, así como la marca de un fabricante.

Aquellos que disfrutan del estudio del punzón pueden sentirse muy emocionados cuando se encuentra un sello raro o importante. Es un arte, el conocer, interpretar y poder descubrir procedencias, fechas y fabricantes.



Escrito por: Alejandro Glade R.







Colleras o gemelos

Colleras de madre perla, con eslabón alargado y aplanado.
Las colleras o gemelos son un dispositivo de doble botón decorativo utilizado para conectar los lados de las mangas de la camisa. Estos botones elaborados se pueden conectar con barras o cadenas, o pueden ser accionados con un mecanismo de palanca por uno de sus lados.

Colleras de madre perla tallada, con engaste de brillante central,
eslabón alargado mobil con unión grande
Históricamente los hombres han usado camisas como una  prenda de protección para proporcionar un amortiguador entre la piel y la ropa exterior. Después de la Edad Media, las camisas comenzaron a adoptar características decorativas como bordados de fantasía y otras aplicaciones. Las mangas con volantes y vuelos al pasar de los años se transformaron en puños de camisa. Estos puños (terminación de la manga) estaban a menudo atados y cerrados por medio de un hilo o cinta. Cuando los hombres adoptaron  los botones de fantasía en sus abrigos y frentes de camisa como abotonadura, llegaron a la realización de lo que eran estos botones de fantasía en sus mangas de camisa también. Poco a poco los pares de estos botones ligados juntos, comenzaron a aparecer en los puños de la camisas, cada vez con más creatividad y a la moda.

Colleras fijas,  modelo bola labrada, oro.
Los botones de la mangas del siglo XVIII reflejaban el estilos de la joyería de aquellos tiempos. Muchas miniaturas pintadas a mano como el retrato , gemas de fantasía,  cristales, y otros estilos georgianos se convirtieron en botones de las mangas de camisa. Alrededor del año 1850 nacen las mangas  de la camisa moderna, similar a la que todavía se usa en la moda de hoy. Una guincha de alrededor de 8 a 10 cm. de tela, se adjunta al final de la manga y se sujeta con un botón o un par de botones de manga. Los puños franceses,  un puño doble doblado, también hicieron su aparición en este tiempo. Estos puños por lo general estaban almidonados y muy rígidos. En busca de un cierre que pudiera insertarse fácilmente en estos puños que por lo general eran muy rígidos,  los sujetadores o abrochadores con cadenas se convirtieron en la solución. Estos sujetadores de enlace eran popularmente conocidos como gemelos. Otras variaciones como colleras o  mancuernas de palanca también fueron populares.

Colleras Eduardianas, madre perla, perla central, bordeada de diamantes,
eslabón alargado, en oro y plata.
La mecanización general del negocio de la joyería proporcionó la oportunidad de producir en masa estas joyas para las camisas, creando un mercado para ellos en todos los niveles socio económicos. A partir de ese punto las  colleras o gemelos fueron llevados por todos, independientemente de su estatus o sexo. Las mujeres adoptaron también este estilo. Este fue un momento en que las tendencias de la moda se extendieron rápidamente tanto a través de los medios de comunicación impresos.

Colleras en oro con turquesa, modelo de bisagra, mecanismo o palanca
Colleras o gemelos se pueden encontrar en cada estilo y cada período de la joyería desde el período georgiano hasta ahora en esta era contemporánea. Los hombres victorianos eran muy conservadores en la elección de sus colleras o gemelos, usaban piedras preciosas con moderación y sólo en ocasiones muy formales. Obras de Arte y Artesanía, Art Nouveau y colleras Edwardianas reflejaron la estética de la época. Por el período Edwardiano se levantó el tabú sobre las piedras preciosas en las colleras de los hombres, y comenzaron a lucir piedras preciosas de todos los colores. La moda del período del art decó de la posguerra estaba muy viva con las piedras y  brillantes fijados en las colleras o gemelos en los adornos deportivos mas otros diseños caprichosos. Al mismo tiempo, la relajación en la vestimenta formal que pasó a llamarse también como informal, con menos ropa almidonada para el día, comenzó también la tendencia de los botones cosidos lisos para los puños de las camisas de diario, las colleras o gemelos de lujo se comenzaron a usar sólo en las tardes o noches.

Colleras de cadena, oro gemas de colores.
Colleras en oro, con cierre de broche.
La depresión y la Segunda Guerra Mundial disminuyeron aún más la moda. Estas colleras o gemelos con estilos más adaptados comienzan a disminuir notablemente en la década de 1960 cuando los trajes “casual” anularon la necesidad de gemelos o colleras. Pero no significa que se hayan perdido para siempre,  todavía están disponibles hoy, y se usan para fiestas, en las tardes-noche, los gemelos no han alcanzado nunca el nivel que gozaron en el vigésimo siglo.




Escrito por: Alejandro Glade R.








Joyería en jet o azabache


Jet es un tipo de lignito, un precursor del carbón, y es también una piedra preciosa llamada azabache. El Jet no es un mineral, sino un mineraloide. Tiene un origen orgánico, derivado de madera en descomposición bajo presión extrema.

Medallón en jet o azabache
El sustantivo inglés "jet" deriva de la palabra francesa para el mismo material: jaiet.  El Jet o azabache, es de color negro o marrón oscuro, pero puede contener inclusiones de pirita, es de coloro pardo oscuro o negro y su estructura es fibrosa.

Jet o azabache, es un tipo de carbón utilizado desde la Edad de Piedra para el adorno personal. Formado a partir de la madera fosilizada de un árbol durante el período Jurásico que al morir, a terminó como madera flotante y fue arrastrada al mar. Estos escombros de madera, fueron absorbiendo agua hasta que se hundieron y se fueron enterrado bajo muchas capas de barro, como organismos en descomposición y otros detritus acuáticos. Bajo una gran presión y durante millones de años más todos los elementos necesarios, este que fue un tronco común se transforma en la piedra que llamamos jet o azabache. Los ingredientes necesarios y la química estaban presentes en abundancia en la costa nororiental de Gran Bretaña hace 180 millones de años, en particular la zona alrededor del puerto pesquero de Whitby, Yorkshire.

Collar victoriano

Recolectado lo que pudo encontrarse suelto en el suelo, este material,”jet” se utilizó para tallar objetos decorativos, cuentas y joyas desde la antigüedad. La minería de los acantilados alrededor de Whitby comenzó el 1500 a.C . Durante la ocupación romana esta área fue excavada en busca de esta gema negra aterciopelada, para ser ocupada en hacer joyas, mangos de dagas, tallados, dados de juego y horquillas para el pelo, que fueron exportadas a través de todo el Imperio Romano.




Caja de jet o azabache

Durante la era medieval, el jet o azabache fue utilizado por los monjes de la Abadía de Whitby para fabricar rosarios y joyas religiosas. En otros lugares alrededor de Europa y Norteamérica, el jet fue tallado en forma de amuletos, y artículos religiosos de joyería.

No fue hasta que se produjo una demanda sin precedentes, que fue por el luto, durante la era victoriana del siglo 19 que el Jet en Whitby se hizo popular. Cuarenta años de duelo comenzaron con la muerte en 1861 del consorte de la reina Victoria, el príncipe Alberto, y este luto terminó con la propia muerte de la reina en 1901. El color negro del Jet o azabache se hizo una gema muy popular durante este período. Después de que terminara el período de duelo, vino una joyería más colorida la que fue muy bienvenida y el Jet y las joyas negras rápidamente se fueron extinguiendo. Muchos de estos artículos han sobrevivido en buenas condiciones desde el período victoriano a pesar de la baja clasificación del jet o azabache en la Escala de Dureza de Mohs.
Broche de azabache
Con el tiempo otras áreas mineras de este intenso material negro fueron apareciendo aparte de la fuente principal en Whitby, también se encontró en  España, Francia y Norteamérica.

Anillo victoriano de jet o azabache


Cuando esta “piedra” es frotada puede producir electricidad. Debido a esta propiedad eléctrica, también se refiere a ella como ámbar negro.

La fricción también puede producir el olor típico del carbón. Otro atributo del Jet o azabache es que se necesita un alto brillo. Puede ser dañado fácilmente por el calor y por productos químicos. El calor hará que se queme, mientras que los productos químicos pueden hacer que pierda su brillo.





Escrito por: Alejandro Glade R.







La joyería de los caballeros victorianos


A lo largo de la historia los hombres siempre han utilizado elementos ornamentales para anunciar su estado su poder y superioridad. En muchos períodos, los hombres fueron por lo general mucho más apagados que sus contrapartes femeninas. A medida que comenzó el período victoriano, la moda del siglo XVIII la de los macarrones y los increíbles había pasado y los hombres llevaban puesto un número mucho menor de joyas que sus antepasados. El hombre victoriano bien vestido siguió un estricto código de vestimenta que incluía sólo los elementos "esenciales" de la joyería. Una gran cantidad de oportunidades para los caballeros para usar joyería se les presentó, pero había que ser y mantenerlo discreto con el fin de no eclipsar a las mujeres. Pero igual siguieron adelante para hacer alarde de exceso en la moda, el uso de numerosas joyas brillantes, hebillas, anillos y similares, eran conocidos como “petimetres. '' personas arregladas en exceso y demasiado preocupadas por seguir las modas.  La joyería masculina fue evolucionando desde adornos llamativos a elementos discretos, prácticos y útiles y se espera que se adopte esto con más actitud comedida.




Lo que hoy llamamos como “ alfileres ” eran bastante populares en todo el período victoriano. Estos se componen de un perno en forma de barra, hasta siete y medio centímetros de longitud, eran usados verticalmente, con un elemento decorativo posado en un extremo. Estos pines fueron diseñados para ayudar a asegurar una bufanda, pañuelo, corbata u otro elemento. Gemelos , clavos de camisa , botones del chaleco y los anillos eran aceptables. Las cadenas de reloj, ahora eran más refinadas y discretas con un solo sello, un collar también  podía ser utilizado para sujetar anteojos o gafas por supuesto era de oro y su largo tenía que ser dentro de la norma.












La cadena de reloj de un caballero era una de las últimas áreas de expresión personal permitidos por la sociedad. Claves era el reloj  como parte de la decoración, medallones ornamentales con recuerdos de pelo, eran  considerados pertrechos adecuados. Muestras de amistad y recuerdos sentimentales eran tan populares entre los hombres como entre las mujeres. Mechones de pelo en medallones ocultos fueron suspendidos en las mismas cadenas del reloj. La cadena del reloj del poeta Robert Browning llevaba un lápiz telescópico, un anillo que había sido de su amada esposa y una moneda de veinticinco liras que tenía significado especial.




Se usaba joyería que representara una actividad deportiva o de juego, este tipo de joyas era muy popular entre ambos sexos. Los hombres mostraron particular interés en las carreras de caballos y joyas de caza. Joyas para los cazadores  incluían alfileres, gemelos y otros animalitos como zorros, conejos, perros, jabalíes y ciervos a menudo presentados a todo color con esmaltes o tipo camafeo de cristal pintado. A veces los recuerdos de la caza, tales como dientes o patas de ciervo, fueron convertidos en joyas para que el “trofeo” se pudiera mostrar con orgullo. Los franceses, en particular, amaban todas las cosas ecuestres. Joyas ecuestres,  como látigos, las espuelas, estribos, y herraduras fueron usados tanto por hombres y mujeres. En cadenas de reloj para los hombres abundaban los temas de caballos, incluyendo las cadenas de freno en sí. Insignias fueron producidas por los diversos clubes de carreras de caballos, muchos más de los producidos por cualquier otro deporte.


Los hombres muestran su interés en los deportes a través de la joyería, así: había broches con remos y botes cruzados para anunciar la afiliaciones como remeros, cañas y canastos de pesca, señuelos de plumas y pescados también encontraron su camino como motivos de adorno, joyas con elementos de croquet, raquetas de tenis, patinaje sobre ruedas y bicicletas fueron comunes, y los lucían ambos sexos con igual fervor.





Ecos de estos temas continúan en el siglo XXI y el hombre bien vestido todavía luce algo de esas piezas de joyería.





Escrito por: Alejandro Glade R.











El Diamante Akbar Shah

Trono del Pavo Real, Darbar de Akbar
Desafortunadamente, la historia de los famosos diamantes está en la lista de diamantes desaparecidos. En esta categoría también están aquellas magníficas piedras que de alguna manera no pudieron escapar de soportar calamidades como sus propietarios sin educación, sin talento o sin escrúpulos al cortar las gemas, una alteración rara de la piedra, o una desaparición misteriosa, privando así al mundo de conocer estos diamantes en todo su esplendor original. Tal es el caso del famoso diamante Akbar Shah.

Inscripción del diamante (1)
Con un peso impresionante de 116 quilates , las investigaciones nos llevan a la teoría de que este diamante fue probablemente uno de los ojos puestos en el famoso Trono del Pavo Real creado durante los años de apogeo del Imperio Mogol. Lo que se conoce de esta joya es por el inventario de joyas del emperador Shah Jehan, había tres diamantes suficientemente grandes como para ser digno de ser un ojo: el Akbar Shah, el Shah y el Jahangir. Una de estas piedras sin duda fue establecida en el ojo, los otros diamantes también habrían disfrutado de un lugar prominente cerca, ya sea como parte del trono del Shah, su armario, o tal vez como decoración en una de las butacas reales o “apoyos”. Por ejemplo, una de estas piedras fue sin duda la que es descrita por Jean-Baptiste Tavernier, durante su visita a la corte real de Mogul en 1665.

Inscripción del diamante (2)
No es frecuente que un diamante viniera con su propia identificación, pero era el caso del diamante Akbar Shah. Muy bien documentado con un muy buen grabado en ambos lados con caracteres árabes, la primera inscripción decía, “Shah Akbar, el Shah del Mundo, 1028 AH” Esta inscripción fue creada, ya sea como un homenaje conmemorativo a Akbar Shah, el diamante fue hecho grabar por su hijo, Jahangir Shah, tras la muerte de su padre, o se limitó a señalar la entrada en (1605-1627) del tesoro de Jahangir en 1619. La segunda inscripción que tiene dice: “al Señor de dos mundos, 1039 AH, Shah Jehan.”, era un registro de Shah Jehan de (1628-1658) que hablaba de la propiedad de la piedra. Cuando Persia sufrió guerras en 1739, el diamante Akbar Shah fue probablemente una de las piedras robadas por Nadir Shah durante el saqueo de Delhi, que incluye la destrucción del Trono del Pavo Real.

Jahangir-shah emperador de Mogul
Muchos años pasarían antes de que el mundo tuviera la suerte de poner de nuevo los ojos en este diamante de fábula. Por último, en 1866, el Akbar Shah apareció en Constantinopla. Y se conoció como la “Piedra del Pastor”, que fue comprado por un tal George Blogg. El registro de su peso, y las inscripciones famosas, e incluso el nombre  de Nadir Shah que había sido pastor en su juventud, no dejaban ninguna duda de que este era el diamante perdido Akbar Shah. Desafortunadamente su nuevo propietario era alguien que tenía poca consideración por la importancia del diamante como un valioso artefacto histórico. Lo único que le importaba a George  Blogg era que la piedra que poseía era muy grande,  y desde su percepción, el diamante era de un tamaño inmanejable. Por lo tanto, encargó a un cortador de Londres llamado L.M. Auerhaan para que lo cortara hasta dejarlo en 73,60 quilates y con forma de pera. Además de alterar para siempre su forma y tamaño histórico, esta acción también eliminó las dos inscripciones únicas.

Con su registro histórico borrado, George Blogg lo vendió siendo mucho más liviano, sin las inscripciones, y, hablando históricamente, fue un diamante mucho menos valioso que compró  Mulhar Ray, Gaekwar de Baroda. Piedra que fue escondida dentro de sus tesoros. Existe la posibilidad que esta piedra nuevamente haya cambiado en las manos de su nuevo dueño, la cosa es que el diamante Akbar Shah ha permanecido oculto a la vista del público.





Escrito por: Alejandro Glade R.





La joyería del período estético.


Las tiaras eran a menudo collares con la capacidad de ser unidos a un marco rígido, estaban equipados de esta forma con el fin de cumplir una doble función. Los elementos individuales de estos collares / tiaras podían ser retirados y usados como pasadores y colgantes. Tiaras de estilo ruso con sus puntiagudas formas eran muy populares en la década de 1890. Botones y broches también dobles se usaban como adornos para el pelo además de asegurar los moños y rizos junto a peines y horquillas de carey o cuerno tallado. Miniaturas de coronas o tiaras eran los modelos comunes, pequeños peines usados por encima de la línea del cabello en el centro de la cabeza adornaba a más de unos pocos habitantes dela época Victoriana como moda.





AROS
De 1880 a 1890 los aros eran bastante pequeños, se usaban perlas de día con vástago y con pernos prisioneros por las tardes. Los aros móviles aparecieron en la década de 1890 y por lo general eran diseñados para moverse y atrapar la luz, más tarde fueron  salpicados generosamente con diamantes. Aparecieron los tornillos de apretar lóbulo para los aros, esta fue una buena solución ya que las mujeres fueron liberadas de tener que perforar sus orejas.






COLLARES
Los collares adquirieron apariencia de flecos con filas de diamantes que colgaban de una delicada cadena graduada. Se diseñaron collares de diamantes como una serie de cabezas florales unidos por enlaces con motivos de flores. Los Collier de Chien estilo francés o collar de perro,  se llevaba para ocultar alguna cicatriz, y fueron un éxito inmediato en Inglaterra y Estados Unidos. Otros collares se combinaron con el collar de perro incluyendo hilos con perlas y collares Riviere de diamantes. Tanto largos collares y gargantillas siguieron siendo populares en el próximo siglo.




Broches & pernos
Broches eran pequeños, delicados y abundantes. La cantidad era más importante que la continuidad de los diseños o temas. Los broches con forma de estrella, se establecen preferiblemente con diamantes, pero a veces con perlas , piedras luna o ópalos, broches de media luna con incrustaciones de diamantes y broches luminosos engastados en diamantes eran los más populares. El engastado de mariposas, libélulas, arañas, abejas y  moscas junto con pájaros esmaltados, violines, anclas y flechas estaban de moda. Las ranas y lagartos estaban construidos con granates y demantoides y los insectos en general eran otros de los motivos elegantes. Los broches fueron la novedad por lo deportivos, junto con las plumas los broches continuaron floreciendo. Para las carreras de caballos el  Príncipe Eduardo usaba una herradura como un amuleto de buena suerte e hizo que se pusiera de moda.





Colgantes y relicarios
Los broches de este período fueron a menudo equipados para hacer una doble función como
colgantes. Cruces y corazones fueron colgantes esenciales para todas las mujeres modernas de la época Victoriana. Los corazones fueron a menudo esmaltados en rojo verde o azul con una perla central o un diamante. Los medallones eran más pequeños, generalmente redondos con un monograma o con una pequeña piedra preciosa. Largas cadenas para los relojes, a menudo con intrincadas decoraciones, aparecieron en esta época.




PULSERAS
Las pulseras fueron usadas en múltiplos, pero en lugar de correas, los brazaletes anchos o delgados comenzaron a  tintinear decorados con diamantes, perlas, rubíes y zafiros . Brazaletes con bisagras, así como con oro adornaban las pulseras que estaban de moda. Brazaletes compuestos por múltiples alambres cubiertos con una flor, o con motivos geométricos el terciopelo y las cintas también fueron predominantes.


ANILLOS
Alrededor de 1895 aparecen los primeros ejemplos de estilo victoriano en anillos solitarios de diamantes, aparecen en oro y plata. El descubrimiento de diamantes y oro en Sudáfrica fueron el impulso para la popularidad de estos anillos. Anillos de cruce definen el período. Un par de diamantes, un diamante y un rubí o el zafiro, con dos perlas, que cruzan en el centro, por los hombros del anillo que se enrolla están todavía en boga. Anillos de graduación y joyas asociadas se convirtieron en un negocio próspero. Anillos con un pequeño motivo engastado situado en la parte superior con un motivo de corazón, corona o cinta era un estilo popular que se celebra durante el siglo XVIII.


El fin de una era
La extensa familia real mantuvo su influencia en la moda. Los collares de perlas usados por la princesa de Gales, estilo collar de perro fueron emulados en todo el mundo. A la muerte de la reina Victoria en 1901, Edward y Alexandra continuaron estableciendo el estilo de la nueva era de la joyería y la moda.





Escrito por: Alejandro Glade R.